martes, 12 de junio de 2012

Bob Marley

No prometas cuando estés feliz. No respondas cuando estés enfadado. 
No decidas cuando estés triste.

5 comentarios:

  1. Pues yo creo que sí. Que se puede prometer algo estando feliz, y decidir cuando se está triste. Creo que aunque los sentimientos nos condicionen, no podemos dejar de actuar debido a nuestro estado de ánimo porque entones entraremos en un bucle infinito de racionalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso lo mismo. Has descrito justo lo mismo que pensaba yo. Quizás pienses ¿por qué pones esa frase entonces? A lo que te respondería que es porque muchas veces pongo frases que me gustan en entradas (como ya habrás comprobado) aunque en muchas no esté de acuerdo, además de que, personas como tú muchas veces hacen que vea otro punto de vista más objetivo o realista de las cosas.
      Gracias por comentar C.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. bueno para la persona que dice que si se puede prometer cuando uno esta feliz y decidir cuando estamos tristes, claro, claro que se puede, mas bien no es muy recomendable hacerlo, decidir cuando estas triste, cuando tu cabeza no piensa bien, cuando has sido lastimado, cuando alguien te fallo o por tristeza no ves las cosas claras, puede ser contraproducente y si las cosas tenían arreglo probablemente no lo tengan después de una mala decisión. por otro lado, cuando uno esta muy feliz suele prometer muchas cosas, como amor eterno un jamas te fallare o estare contigo siempre y tiene exactamente el mismo efecto q la tristeza. lo mejor es hablar y decidir cuando nuestro estado de animo este en un punto neutral.

      Eliminar
  2. Qué verdad tenía ese hombre en serio. Las peores decisiones se toman en ese estado... para qué engañarnos a nosotros mismos.
    ¡Un besazo! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me encanta, ya he publicado tres frases suyas y todas tienen muchísima razón.
      Es verdad que muchas decisiones se toman en esos estamos y luego no son las correctas pero a veces no queda otra.
      ¡Un beso Nerea!

      Eliminar