sábado, 12 de noviembre de 2011

No hay que esperar para amar

El primer paso
Siempre cuesta.

2 comentarios:

  1. jajajaja... ¡y tanto que cuesta! ¡que me lo digan a mí! jajaja

    ResponderEliminar