miércoles, 16 de mayo de 2012

Personal 2. Ayudar a los demás siempre fue mi primera opción.

¿Por qué marginamos y humillamos a alguien que es diferente al resto?
¿Por qué tenemos que joderla tanto con las personas que menos se lo merecen?
¿Por qué siempre se abusa del poder y se olvida el respeto?
No entiendo ninguna de estas tres preguntas... Y es algo que sinceramente me cabrea muchísimo...


Desde muy pequeño siempre he sido un chico "valiente" con los demás (conmigo mismo ya no tanto). Casi siempre he sabido como luchar por defender a los más débiles sin importar en absoluto como podría acabar yo.
Agradezco que mucha gente me diga que tiene que haber más personas como yo y sé que las hay, sin embargo, no hay tantas como las deberían de ver.
La verdad es que cada vez que llegaba una persona nueva al colegio yo trataba de hacerle más ameno su llegada. Le preguntaba como se llamaba, que le parecía el colegio, hacía un par de bromas y le presentaba a más gente. Hasta que llegaba la hora del recreo, que siempre esa gente se ponía apartado de todo el mundo a comerse su bocadillo. Me daba bastante pena verles solos (siempre he pensado que ninguna persona debería de estar sola en este mundo). Yo les iba a preguntar si quería jugar al fútbol (si, mi pasión también ayudaba a que la gente se involucrase más en, llamemoslo la "sociedad del colegio/instituto.) A veces me decían que si, y formaba casi todo un equipo de principiantes (aunque fueran malos) contra los mejores. Me daba igual ganar o perder, la verdad es que me hacía feliz ver como una persona se lo pasa bien en sus primeros días de colegio (que siempre suelen ser los más duros). Otras veces, me decían que no. En esos casos, yo tenía dos posibilidades: 1º Hablar con esa persona durante todo el recreo para que no estuviera sola o bien seguía a mi rollo, pero siempre preguntando mínimo 3 veces si no quería jugar a nada. Siempre he sido una persona que pensaba en hacer lo que me gustaría que me hiciesen a mi. Intentaba ser un intermediario para que la gente se adaptara cuando antes a "esa nueva vida". Al fin y al cabo, es lo mínimo que puede hacer cualquier persona.
Otras veces en cambio, no siempre conseguía lo que quería... A veces el mal puede al bien pero tarde o temprano la luz gana a la oscuridad (SIEMPRE).
Me acuerdo una vez  que yo estaba en 2º o 3º de la E.S.O. tendría unos 14 o 15 años, no me acuerdo bien. Llego un chaval nuevo a clase y como siempre hacía, me "preocupaba" por él. Esa persona era "diferente" a la gran mayoría, es decir, no le apasionaban los deportes y era una persona de estar más enganchada a los juegos de ordenadores que a salir a dar una vuelta por la calle. Como en todos los colegios estaban: 1º los graciosos, 2º el/los malote/s, 3º los inteligentes, 4º luego estaba la gran mayoría que se podía considerarse como "normales" y por último los "raritos." Esta persona automáticamente la "asignaron" en el grupo de los raritos, donde casi todo el mundo se metía con él.
No podía soportar como la gente abusaba de otra persona y casi siempre me ponía en medio para dejar que se metieran con esa persona.
Un día la cosa llego demasiado lejos y en un recreo, arrinconaron al chaval en una esquina y le empezaron a tirar mochilas, papeles, empezaron a escupirle... Yo, cuando entré a clase, inmediatamente me puso en medio del chaval y grité un: "Parar ya, hijos de puta"... En ese momento entro el profesor y vio toda esa escena... El chaval salió corriendo de clase llorando y yo salí corriendo detrás de él... Nos sentamos justo enfrente de la clase mientras oíamos los gritos del profesor diciendo cosas como: "Esto es una cosa que nunca debe ocurrir. Debería de haber más personas como José Luis que no toleraran esa cosas, etc..."
Me daba igual ser un héroe o un "gilipollas" por no ser como el resto. Yo ante todo soy persona y como tal, respeto a los demás.
Después de la bronca, el profesor salió a hablar con el chaval y conmigo. El chaval quería irse del colegio para siempre, pero el profesor y yo le hicimos olvidar esa idea y le sugerimos ser fuerte y aguantar hasta final de curso. Yo prometí al chaval defenderle siempre que pudiera por la simple idea de que nadie debe pasar por eso.
Años después sigo llevándome genial con esa persona. Él esta estudiando lo que le gusta y saca buenas notas. Ante todo es muy feliz y sigue estando en el mismo colegio. Fueron años un poco difíciles para esa persona pero con el tiempo aprendió a ser fuerte y a seguir adelante aunque las cosas fuesen mal.
No entenderé porque la gente tiene que ser "superior" a otras por el simple hecho de ser más fuertes, más graciosas o porque sea diferente a ellos. Cada uno es como es, diferente al resto. Por desgracia, hay gente que sigue o copia a los más "guays"... me dan lástima que tengan que aparentar ser quienes no son para que les acepten en la sociedad. Si, entiendo que a veces crean que es la única forma para que no te marginen...
Es una cosa que espero que cambie con el paso del tiempo, porque es una cosa que debe cambiar, TIENE que cambiar, para ser mejor sociedad, para ser mejor con nosotros mismos pero sobre todo para ser persona. Nunca me he arrepentido de haberme puesto en medio, aunque recibiera algún que otro "mochilazo", aunque la gente me dijera que me apartara y que le tirase mochiles al chaval. No me arrepiento de haber ayudado a esa persona porque si yo estuviera en su misma situación, suplicaría porque alguien me ayudara.
No se si alguna vez humille a alguien, pero lo que esta claro es que aprendí bien pronto el saber ser persona, el ayudar a los demás por encima de todo y es una cosa que nunca dejaré de hacer.
Es cierto que a veces pensar en los demás más que en uno mismo trae problemas, pero al fin y al cabo es algo por lo que no me arrepentiré nunca, porque como digo siempre: "No podré cambiar el mundo, pero si podré dejarlo un poquito mejor de lo que estaba."


"Una vez ayudé a una persona. Esa persona me lo agradecía en su momento y yo seguí con mi camino. Después de un tiempo, hubo un día en el que yo me sentía destrozado y de repente, alguien me ayudó a superarlo. Era la misma persona a la que en su día ayude."

Nunca dejes de ayudar a los demás porque nunca sabes cuando necesitaras de ellos algún día.

8 comentarios:

  1. Si te tuviera en frente y llevara un sombrero en la cabeza me lo quitaría con la mejor de mis amplias sonrisas! Admiro esa gran parte de ti, esa valentía que muestras hacia el mundo en sus más desfavorables aspectos. Pero lo que más te engrandece es que no renuncias a ello. Mucha gente al ayudar a otros se han llevado como agradecimiento malas situaciones y se han cansado de seguir dando lo mejor de sí mismos. Ese es el mayor problema de la gente. Muchos desisten cuando se les presentan dificultades al intentar ayudar a los demás y no se dan cuenta de que la mejor recompensa no es a corto plazo, se hace esperar. Un claro ejemplo es la última frase de esta entrada.
    Yo he sido de ese grupo de "raros" y me causa gracia el que se etiquete como tal a gente que muestra su personalidad al resto. Somos esa gente que mostramos nuestras peculiaridades y no hacemos lo que es más usual y aceptable. Me causa gracia comprender que todos somos así, todos somos raros y si existen problemas de marginación y abuso como éstos es porque los mismos abusadores desprecian esa parte de sí mismos y no encuentran otra manera de darlo a entender que marginando a gente que sí se muestra como es. Puede que sea una opinión muy a la ligera pero es lógica.
    De verdad, me alegro de que haya gente como tú que me recuerde que no es en vano el que intentemos hacer de éste un mundo mejor.

    Gracias por esta entrada, ayudarás a mucha gente a seguir adelante.
    Pd: ¿A qué le tienes miedo?
    Disfruta de la vida "cada vez menos desconocido"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco ese cumplido, de verdad. También te doy las gracias por escribirme esto.
      Sinceramente creo que solo ha habido una vez en la que perdí las ganas de existir, en las que quise cambiar por completo, olvidar quien era y desear ser otra o no ser nadie. Esa vez ya la describiré porque tiene que ver mucho con mi pasado, la que escribo en la etiqueta de "Historia".
      Esta claro que ha habido situaciones en las que he salido mal parado, pero es algo que me gusta hacer y como todo en la vida, no siempre sale bien. Como dices, mucha gente renuncia a ayudar a los demás quizás por una mala experiencia, pero esta claro que no todos valemos para lo mismo aunque todo el mundo puede aportar su granito de arena para hacer una gran montaña, una montaña que yo creo que si todos sumásemos sería infinita porque tiene que ser así.
      Quizás, si fuera de otro modo y no me "jodiera" tanto ver sufrir a los demás, no ayudaría tanto, pero cada uno es como es y no se le puede hacer nada.

      Los actos de cada persona son una muestra de como son o algo así me dijeron una vez. No hay que rendirse nunca en estas situaciones.

      No hay de que, es la intención que siempre tengo.

      P.D: ¿A qué le tengo miedo? Como todo el mundo, le tengo miedo a muchas cosas, pero sin duda alguna a lo que más miedo tengo es a volver a perder las ganas de vivir...

      Eso es lo que intento siempre "cada vez menos desconocida".
      Un saludo muy fuerte y gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. Yo no soporto que la gente confunda diferente con raro. Y también soy muy como tú de defender a los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya bueno, supongo que por desgracia hay gente que todavía piensa así...

      Eliminar
  3. Sí, desgraciadamente quien no se siente NADA por dentro utiliza el abuso contra alguien para sentirse "ALGO"; es una mera y complicada cuestión de valoración personal, muy tocada en general, por cierto.

    Una sugerencia para ti: consigue y ponte a ver la película Qué bello es vivir, creo que a alguien como tú le va a gustar mucho y te vas a ver reflejado en bastantes cosas. A mí me pareció preciosa y muy humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja como me gustan tus comentarios, no sé, los dices de una manera psicológica que me gustan.
      La verdad es que si, la gente que está vacía por dentro abusa de los demás por intentar sentir algo...

      La veré, ya te diré que me parece la película. Muchas gracias por la sugerencia Carolina :)
      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. jajaja, de una manera psicológica, ¿eh...? Vaya, vaya... me alegro de que lo hayas notado, jajaja ;-P
    Bueno, creo que es porque soy una psicóloga-antropóloga vocacional. Empecé a leer libros de psicología allá por los 14 y, teniendo en cuenta que hace cosa de un mes cumplí 33, creo que ya son muchos años informándome sobre el tema. Además he participado en varios cursos sobre estos "asuntos de la mente" y, por fortuna y desgracia, he tenido que aplicar todos los conocimientos en el examen conmigo misma para poder "curarme"...
    Pero independientemente de todo esto, es que el tema en sí es fascinante. Te juro que cualquier cuestión humana puede entenderse gracias a la psicología y la antropología. Es estupendo saber que TODO lo que hacemos tiene una explicación. Soy una adicta del entendimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ya decía yo... Eso es un punto a mi favor eh jaja.
      Entonces, ahora todo empieza a tener sentido. De ahora en adelante serás la psicóloga-antropóloga vocacional del blog.
      Supongo que habrás visto la película llamada: "Origen" o "Inception" que la hace Leonardo Dicaprio. La verdad es que me gusta muchísimo y creo que si no la has visto te gustará (ahora los dos tenemos una película que ver cada uno).
      Yo me alegro que me seas así. Independientemente de los años, creo que cada uno encuentra "pronto" lo que le gusta y aunque no se pueda dedicar a ello, siempre está bien dedicarle tiempo para informarse más sobre el tema en concreto.
      ¡Un beso!

      Eliminar