miércoles, 30 de mayo de 2012

A veces por ser demasiado bueno toca pagar un precio demasiado alto

Jamás te importaron mis verdades, mis historias o mis realidades.
Lo único que existió para ti fue el daño que recibí por cada una de tus mentiras, por tus cuentos de hadas y por tu modo de hacer todo esto tan irreal.

4 comentarios:

  1. Yo creo que te debe importar todo de una persona...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, pero siempre habrá personas que solo piensen es si mismas por desgracia...

      Eliminar
  2. Pues adiós a lo que hace daño. Así sin más. ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, tú siempre dices todo ¿eh? jaja
      ¡Un besazo Nerea!

      Eliminar